La periodista de 27 años dialogó con Voces de la Comuna 15 mediante videollamada. Vecina de Almagro, barrio cercano a Villa Crespo, nos contó sobre sus primeros pasos en su carrera profesional y sus trabajos actuales como conductora en Canal 26 y Diputados TV.

Por videollamada entrevistamos a la periodista Sofía Raimúndez

¿Cómo nació tu vocación por el periodismo?

-“De locutora nacional todavía no me recibí, me falta un año, es una carrera de especialización en comunicación convergente que se hace en el Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica, el ISER. ¿Cómo nació mi vocación por el periodismo? Bueno, ya desde muy chica tenía mucho compromiso social y con las causas populares, muy vinculada también con el tema de la justicia, en un momento pensé en estudiar abogacía, después estuve averiguando qué seguir. Yo hice el bachillerato con orientación en ciencias sociales desde muy chica. Siempre estuve muy vinculada con las causas populares, sociales, me decían “defensora de pobres y ausentes” en el colegio. Siempre fui abanderada pero siempre utilicé la información y el estudio en favor de rebelarme en la medida de lo posible contra lo establecido. Fui a un colegio católico que tenía subvención porque mi mamá trabajaba ahí, yo tenía media beca. Como todo colegio católico era medio estricto con algunas normas, más que nada de vestimenta. Las mujeres por ejemplo no podíamos ir pintadas, algo que no se si aún sigue estando vigente pero era realmente todo muy arcaico, muy conservador. Yo desde chica venía cuestionando eso, de hecho me amenazaron con sacarme la bandera si seguía yendo con las uñas pintadas o maquillada. Era un colegio de Lomas de Zamora. Siempre supe que quería estudiar humanidades, ciencias sociales, así que me anoté a pesar de dividirme con mi grupo de amigas que fueron a estudiar arte. A mí siempre me gustó mucho la historia, esa materia junto con lengua y literatura eran mis favoritas y lo siguen siendo, me apasionan. Creo que hay que conocer la historia para conocer nuestro presente y cuestionarlo, esa es la visión que tuve desde que era muy chica. Desde que me recibí en el secundario fui a ver varias universidades básicamente por una cuestión de cercanía. Obviamente siempre iba a elegir una universidad pública. Vengo de un hogar clase media baja, no teníamos espalda para bancar una educación superior. Sabía que si quería tener una educación privada iba a tener que trabajar y además estudiar. Eso era muy complicado pero además siempre fui una acérrima defensora de la educación pública. Consulté en la UBA. Fui a la de Psicología, a la de Económicas, a la de Sociales. Y también en mi Universidad, la de Lomas de Zamora, que la amo. Es mi lugar, fui y me trataron super amables, todos los chicos del centro de estudiantes que creo que cumplen un rol fundamental. Me explicaron todo y decidí anotarme ahí porque me quedaba cerca y porque me gustaba muchísimo el campus. Eso fue muy importante, yo soy de zona Sur y es muy diferente la vida y la socialización en un barrio del conurbano a lo que es en la Capital. Si bien la UBA es muy prestigiosa, creo que ahí me hubiera faltado ese sentimiento de pertenencia y también hubiera sido complicado cursar lejos de casa. La UNLZ es la primera del conurbano, me siento orgullosa de ser lomense, de haber nacido allí y lo digo siempre que tengo la oportunidad”. El primer año no sabía bien que seguir, consulté en Lomas por Abogacía porque me interesaba muchísimo pero no me veía ejerciendo como abogada. Pero bueno, era muy chica, creo que eso nos pasa a todos, la vida es una búsqueda constante. Fui a la de Sociales y me terminé anotando en Relaciones Públicas porque tenía un tronco común con Periodismo. Iba haciendo las materias básicas, las que podrían ser del CBC y antes del año, cuando vi que materias tenían decidí que quería estudiar Periodismo. Tenía mucha teoría y tenía prácticas o no tan teóricas como radio, televisión, producción de contenidos para medios audiovisuales. Además tenía cursos y seminarios gratuitos, que siguen dando en la universidad. Cambié y perdí algunas materias pero me enamoré de la carrera y la volvería a elegir toda la vida. La facultad me permitió ser quien soy hoy, me abrazó, me enseñó, me educó y me dio esa identidad, esa pertenencia, que es muy importante”.

¿Cuáles fueron tus primeros trabajos dentro y fuera del periodismo?

“Dentro del periodismo, una vez que me recibí, quería hacer locución. Pero en el ISER esa es una carrera terciaria, no te dan una licenciatura. Yo quería tener una licenciatura y complementar con locución. Siempre me encantó. Desde el segundo año de la carrera me anotaba siempre en el ISER como para poder ir y hacer las dos carreras a la vez. No lo terminé haciendo porque siempre se me pasaban las fechas de inscripción. Antes de terminar, estaba haciendo también el profesorado en comunicación social. Eran un par de materias de diferencia y no lo pude terminar porque arranqué a laburar a pleno. Al siguiente año, ya en pandemia, me había anotado en el ISER en esta especialización que estoy haciendo que era para recibidos, con título universitario y además te daban materias prácticas de locución, la matrícula de locutora nacional y esta especialización. Hice todo 2020 en el ISER, tenía que terminar en 2021 pero arranqué a trabajar con todo y no lo pude terminar. Quedó en stand-by al igual que el profesorado, donde me quedaban 4 materias, en el ISER me queda un año, porque son materias anuales. Pero bueno, se vino toda la parte más linda que fue el trabajo. Mi primer trabajo específicamente de periodista y el primero que hice “full time” fue en el municipio de Esteban Echeverría, con Fernando Grey (actual intendente de ese partido). Yo estaba en el área de Prensa y Comunicación. Respondía mensajes de vecines, luego quedé como coordinadora del equipo de Comunicación, que dirigía Prensa, Redes Sociales y manejaba todo lo que era gacetillas. Coordinaba el equipo del fin de semana, me encantaba ese trabajo pero terminé dejando porque me recomendaron a Canal 26 y al tiempo empecé a trabajar ahí. En lo relativo a la política me interioricé más en el tema una vez que entré a la facultad. En el municipio tenés como un techo y trabajar en política es muy desgastante así que no me veía en esa rama, por lo que opté por pasar a la televisión. La prueba que me tomaron fue a fines de 2020 y comencé a trabajar en Canal 26 a principios de 2021. Paralelamente me recomendaron también de Diputados TV. Políticamente tengo un perfil marcado, quizás no se ve tanto en la tele o en redes, no es tan evidente, pero quienes me conocen lo saben. Así que bueno, quedé también en Diputados TV en 2021”.

Contame más de tus trabajos actuales, tu rutina…

“Me levanto 6 y media de la mañana, me mudé hace un año sola, eso fue un cambio importante para mí. Hace un año también que manejo y me compré mi autito, así que fue un súper cambio. Había adoptado un gatito que lo tuve que dar porque no estaba nunca en casa, le busqué una casa en donde ahora está super bien. Fueron un montón de cambios justos más los dos trabajos, más lo que implica estar en cámara y comunicando cuando uno se lo toma con responsabilidad que es lo que intentó hacer todos los días. Me levantó 6.30, me voy de mi casa aproximadamente 7.30 a San Justo, donde está Canal 26. Por lo general me maquillo y peino allá y voy vestida desde mi casa. Parece un tema menor pero la imagen en TV es muy importante y no hay que descuidar eso también. Genera más tiempo de trabajo, más siendo mujer. Mas viviendo sola, me cuesta, no desayuno, eso está muy mal, salgo a las corridas. Por suerte tengo ropa y zapatos y voy combinando pero todo lleva bastante tiempo. Llego a Canal 26 a las 8.15 aproximadamente, a las 9.05 ya tenemos aire. Antes de salir abro el diario o el Instagram de Canal 26 (no comparto que las redes no sirven para informarse, creo que hay que saber elegir y aggiornarse, creo que son muy útiles y aparte es una buena forma de informarse con poco tiempo). Uso mucho Twitter, no genero contenidos actualmente pero sí consumo muchísimo, me parece una red social de excelencia para periodistas. Voy escuchando en la radio Canal 26 y allá con mis compañeros vemos donde están los móviles, lo preparamos básicamente así. Después uno adquiere la rutina y es todo más automatizado. Son tres horas de vivo, tenemos móviles, tenemos alguna que otra entrevista con periodistas en su mayoría. Hacemos tránsito, clima, todo lo propio de un noticiero y seguimos rutina por lo general. Después a las 14 salgo del canal y entro al Congreso a las 16. En el medio hago algunas cosas, más que nada hago cosas para mí, busco ropa para el canal, zapatos, me hago las uñas. A mí al principio ese tipo de cuestiones no me interesaba tanto pero hay que adaptarse a los trabajos y este tiene esas cuestiones. En el Congreso, de 16 a 20 hago móviles, estoy en el anexo y en el palacio. Quizás algún móvil en las afueras, en la plaza, entrevistar a algún diputado en la casa o en sus despachos. Pero por lo general los móviles son dentro de las instalaciones del Congreso, solo en el recinto cuando hay sesiones y más bien en la previa. Todos los viernes sale el resumen semanal de noticias parlamentarias donde hay una síntesis de todo lo que sucedió en la semana en el Congreso. Está bueno porque de lunes a viernes es un programa de una hora donde mostramos lo más importante que pasó, los comunicados de presidencia. El programa de los viernes a la noche es muy informativo y útil para quienes no están tan al tanto de lo que pasa en el parlamento. Y por lo general hago locuciones para otros programas y para redes sociales, en fin, casi todas las locuciones del canal Diputados TV. Llego a casa cerca de las 22 horas”.

O sea que tuviste mucha actividad en la pandemia, a diferencia de muchas personas…

-“Sí, fue rarísimo. Nunca tuve cuarentena. Solo un mes en 2020, creo que mayo, cuando estaba en el municipio. Después empecé con mis otros trabajos”.

¿Creés que sumó en tu carrera haber combinado el periodismo y la locución?

-“Sí, totalmente. Para mí son dos caras de una misma moneda, indispensables. Es importante el conocimiento previo y saber articular la voz para comunicar. Una cosa va de la mano con la otra. Podés ser buena periodista y no ser locutora y viceversa pero creo que me ayudó muchísimo articular una materia prima que ya tenía. Siempre tuve buena voz pero no hubiera sido lo mismo sin la ayuda de lo que aprendí en una carrera de 6 años, que la hice a conciencia y terminando con un muy buen promedio. Mi motor de trabajo siempre fue estar comprometida con las causas sociales, es lo que me nace y me apasiona”.

¿Tenés algún referente en el periodismo?

-“Trato de sacar lo mejor de mi misma, suena raro, pero no tengo referentes. Consumo periodismo de distintas veredas políticas, de distintos rubros, incluyendo deporte o espectáculos y así voy tratando de mejorar”.

¿Qué proyectos tenés a futuro en lo profesional?

-“Muchos, pero no tengo tiempo para hacerlos por ahora. En principio quiero hacer bien mis trabajos actuales. En un futuro más lejano me gustaría trabajar para el exterior. No se si me iría a vivir a otro lado, eso es otro tema que tengo que pensar. Me gustaría conocer otras culturas, estilos de vida, ideologías, eso me sumaría a mí muchísimo como periodista. Quizás trabajar en España, México, Estados Unidos. Pero lo tengo como algo muy a largo plazo. Algo a corto plazo sería acomodarme bien con lo que tengo y trabajar un poco más en mis redes sociales”.

¿Te reconocen en la calle? ¿Qué repercusiones estás teniendo de tu trabajo en TV?

-“No cambia demasiado siempre y cuando uno tenga los pies sobre la tierra. Me han reconocido en la calle, pero es algo esporádico. Mi relación con vecinos siempre fue de 10. Me junto a comer pizza una vez por semana con vecinos. Me cuidaban el gato, me arreglan lo que se me rompe. Mi vida es común y corriente, estoy trabajando en medios porque así se dio y me encanta. No niego que eso genera una reacción importante en gente que no conocés pero no es cosa de todos los días. Cuando voy a mi viejo barrio, a Banfield o a Lomas, como no me ven asiduamente, se emocionan cuando me ven, pero no en todos lados me pasa lo mismo. Se que la vida es una tómbola, hoy podés estar acá y mañana en otro lado y más en comunicación. Tenés una responsabilidad extra y hay que hacerse cargo de eso, no podés controlar siempre todo pero sí lo que está a tu alcance”.

Contame para terminar la entrevista cosas que te gusten de Almagro, tu barrio actual y como seguiste la cuenta de Twitter de nuestro periódico…

“Suelo seguir cuentas vinculadas al periodismo, eso vino por ese lado. Hace un año que estoy en Almagro y me encanta, porque es un barrio. Estoy muy cerca del Congreso, incluso puedo ir caminando. A la marcha del 8M por ejemplo, fui y me volví caminando. Me gusta que estoy cerca de todo, cosa que no me pasaba con mi anterior barrio, eso es muy condicionante. Y me encanta la movida cultural, tanto de Almagro como de Villa Crespo, el barrio vecino, que está en la Comuna 15. También me gusta de Almagro la tranquilidad que tiene y la gente. Entre Villa Crespo y Caballito está Parque Centenario que me parece hermoso”.

Caracteres: 12.906

 250 total views,  4 views today