Mariela Ortiz siempre se sintió atraída por los vehículos de grandes dimensiones y sus ganas de conducir nacieron en 2011 vendiendo válvulas para camiones.

A las 9 am el Buenos Aires Bus inicia el recorrido en su parada de la Avenida Presidente Manuel Quintana. Una hora antes, Mariela Ortiz está detrás del volante, lista para buscar al guía que la acompañará por las calles porteñas. A lo largo del día, turistas y vecinos la saludan con alegría, la felicitan por su excelente trabajo y hasta le hacen gestos de corazones con las manos. Para ella, conducir una de las 14 unidades del Bus turístico es un sueño cumplido.

Mariela tenía un objetivo claro: conducir uno de esos gigantes con ruedas. Ella nunca dudó de sus capacidades, pero alcanzar su meta fue la recompensa a muchos años de esfuerzo.

“En 2011 estaba haciendo venta de válvulas compresores para colectivos y camiones y recorrí muchas líneas de colectivos. Ahí comenzó mi amor por los vehículos de gran tamaño y mi deseo de alguna vez ser chofer de un colectivo de línea”, afirma Mariela.

Impulsada por esta experiencia y movilizada por su deseo, en 2016 Mariela realizó sus primeras prácticas para conducir vehículos pesados en Vicente López. Tras perder su trabajo de manera repentina, en enero de 2022 se dispuso a conseguir su Licencia Nacional de Transporte Interjurisdiccional (LiNTI). Ya con registro en mano y muchas horas de ruta a cuesta, Mariela consiguió su primer trabajo como conductora en la Universidad Torcuato Di Tella. Sin embargo, trasladar a alumnos y docentes en el Bonditelliano no era suficiente para ella y decidió ir por más.

Como quien no quiere la cosa, un conocido cercano le comentó a Mariela que había vacantes disponibles para conducir el Bus turístico amarillo de Buenos Aires. Sin pensarlo dos veces y segura de su talento se presentó en la entrevista práctica y consiguió el puesto de inmediato.

“Tras hablar con el Gerente, me presenté a hacer una vuelta de práctica y al segundo día comencé a salir sola y cumplir una de mis metas más importantes a nivel profesional”, destaca Mariela.

Desde entonces, comparte con turistas provenientes de todas partes del mundo y la Argentina los lugares más lindos y emblemáticos de nuestra querida ciudad. Aunque muchos puedan intimidarse por el tamaño de un colectivo de dos pisos, Mariela siempre supo que nació para manejar uno de estos gigantes.

“No lo sé explicar. Yo subo al bus y las dimensiones ya están en mi mente. Me resulta más fácil manejar el colectivo que un auto”.

La familia es testigo diario de la alegría con la que Mariela lleva adelante su trabajo. Tan solo tres días le llevó conseguir el puesto y, aunque sus dos hijos también se sorprendieron por la rapidez con la que sucedieron los hechos, ambos se sienten muy orgullosos de su mamá.

Con su hijo menor Mariela comparte su otra pasión: el boxeo. Hoy en día, él presume de su mamá, y cada uno de los logros de ella, diariamente en las redes sociales. Pero Mariela también es abuela de tres varones y ansía poder llevarlos de paseo en su bus. Con mucha ilusión la flamante abuela cuenta que dos de sus nietos son de Independiente y otro de Boca. Aunque ninguno comparte con Mariela su fanatismo por River, seguramente la Bombonera será una visita obligada dentro de las 22 paradas que ofrece este paseo familiar que no tardará en suceder.

Hace apenas unos días, Mariela recibió una gran noticia. Luego de trabajar fines de semanas y feriados, debido a su gran desempeño la empresa decidió que su tiempo de prueba había finalizado.

“Cuando quede efectiva en junio estaba muy emocionada. Tenía hasta el acto físico muy bien” cuenta Mariela con lágrimas en los ojos.

Ya no era necesario mantener su trabajo en la Di Tella. Una vez efectivizada, Mariela Ortiz se convirtió en la primera conductora full-time de los buses turísticos amarillos. Desde entonces, quienes eligen este servicio para descubrir Buenos Aires, pueden tener la suerte de encontrarse con ella seis veces a la semana.

“El mensaje que le doy a todas las mujeres es que todo lo que sueñen, con convicción, se puede lograr”, cierra Mariela.

El Bus turístico en Buenos Aires

Una de las grandes atracciones para visitantes nacionales e internacionales retomó sus servicios en octubre del año pasado. Ambas compañías (BA Bus y Grey Line) tienen la modalidad hop-on hop-off, que permite que los viajeros desciendan y vuelvan a subir tantas veces como deseen en cualquiera de las paradas que forman parte de los circuitos, dentro de la duración de su ticket. Además, cuentan con un sistema de audioguía en español, inglés, francés, alemán, portugués, italiano, chino, japonés y ruso mediante auriculares ofrecidos a bordo.

Durante el periodo de enero a mayo, 71.547 pasajeros utilizaron el Bus Turístico, un 72% respecto del acumulado en el mismo período de 2019. Del total de pasajeros que disfrutaron del bus en el primer cuatrimestre, 38% fueron turistas internacionales y 62% nacionales.

Durante el mes de mayo de 2022, se vendieron 16.270 tickets. Esto representa un 18% más de tickets vendidos en comparación con el. mismo mes de 2019. El 55% de los pasajeros del mes de mayo fueron visitantes nacionales, mientras que los internacionales representaron el 45%. Por lo tanto se consolida la tendencia de crecimiento de la proporción de pasajeros internacionales desde la reactivación del turismo en la ciudad.

Fuente y fotos: GCBA

 81 total views,  2 views today