Por Manuel Germano

El joven actor que ganó el ACE revelación por «El curioso incidente del perro a medianoche» en 2019 se encuentra en Mar del Plata este verano con «Casi normales», cuya reseña pueden leer acá.

Habla con una firme serenidad, se toma el tiempo para escuchar y responder con calma. No tiene prisa y la charla fluye. Tras impactar al espectador en 2019 con «El curioso…» y hacer una temporada breve de la obra «El regreso del joven príncipe», se pone este verano en la piel de Gabriel en el reconocido musical que estrenó hace diez años en el país y sigue cosechando elogios y excelentes críticas.

M: Christopher en «El curioso…» y ahora Gabriel en «Casi Normales» ¿Cómo transitaste la pandemia y cómo llegó a vos la oportunidad de interpretar este nuevo rol?

I: Yo soy partidario de que todo pasa por algo, más allá de las desgracias que trajo esta crisis mundial hubo que adaptarse porque sino uno se queda en un lugar oscuro y no está bueno. Creo que si me pongo a pensar, a mí como actor me dio un lindo respiro. Si bien en el 2020 íbamos a volver con «El curioso…» y no volvimos, trabajé el verano pasado en una obra en el Lola Membrives («El regreso del joven príncipe») que estuvo muy linda porque la hice con amigos y el equipo era hermoso, pero luego de eso no estuve activo trabajando, lo que por momentos te inquieta, te hace preguntar «¿Qué es lo próximo que viene?», y de repente te llega «Casi normales», que es una gran propuesta. Me acuerdo que me pasaba cuando estaba en «El curioso…» que fue una obra tan bien recibida y que fue algo lindo pero también por momentos abrumador. Te genera cierta presión estar en una obra, en un papel que le gustas a todo el mundo, y de repente pensás en «la próxima» y te genera cierta presión personal. Después de una obra tan contundente esta bueno un respiro, si bien hubiese estado buenísimo seguir, creo que me hizo bien a la cabeza. La idea era seguir con esa obra y que conviva con «Come from away» en la cartelera.

La experiencia de estar haciendo «Casi normales» la vivo con la atención que se merece y la plenitud que me gusta disfrutar. Poder adentrarme en la obra y entender de a poquito lo que sucede. Es muy loco lo que me pasa porque es una obra que vi siendo chiquito. Es una obra que recomendaba mucho, traía a mi papá, a mi mamá.

Iñaki en «El curioso incidente del perro a medianoche».

M: ¿Cómo llegaste a la obra?

I: Me escribió Pablo del Campo, quien en su momento me había visto en «El curioso…». Me comentó que estaba armando la temporada en Mar del Plata y se le había ocurrido mi nombre. Pablo y Julio Panno (director de la obra) me invitaron a tomar un café y me contaron la idea que tenían, me preguntaron si conocía la obra, si me interesaba, si conocía el papel y bueno, les dije que me encantaba. A los tres días probé el registro vocal con Tomás Meyer, el director musical, y ahí me dijeron «Vamos para adelante». Es un lindo mimo cuando pasan esas cosas.

M: Venís de un protagónico muy fuerte y ahora encarnas otro rol con una entrega emocional que implica un desafío. ¿Hay una búsqueda personal de encontrarte con estos personajes?

I: Ojalá lleguen siempre papeles así, estudié toda mi vida y llega un punto en el que uno está listo para las oportunidades. Espero sigan apareciendo por mi camino hermosos desafíos como los que tuve hasta ahora. No me gusta cerrarle la puerta a nada porque por ahí un día uno necesita laburar, necesita guita y dice «tengo que hacer esto», y por ahi en otro momento, tenés cinco proyectos en paralelo y si, vas a elegir el que más te desafíe como actor. Hasta ahora lo que me sucede a mi es la posibilidad de hacer buenos roles. No me pongo expectativas de lo que viene, siempre estoy con ganas de laburar, desafiandome como actor. No tengo nada metido en el ojo en el hecho de decir «esto si, esto no», si tengo una idea para donde quiero ir, metas, pero tambien me dejo sorprender. Si algun dia llega algo en lo que me siento incomodo no lo voy a hacer, pero hasta que no está en frente tuyo no sabés como vas a reaccionar.

M: ¿Habías trabajado con algún integrante del elenco actual?

I: Con nadie de la obra. Los conocía de verlos, pero no había entablado conversación. Si conocía a Manu de charlar por Instagram y con Máximo tenemos amigos en común, pero no había charlado nunca.

M: ¿Qué te pasó cuando te dieron el texto por primera vez?

I: Algunas canciones las sabía. Hay canciones como «Soy real» que la sabía toda en desorden, «Superboy» también, el resto las tuve que aprender al igual que el texto, estudiar el personaje, pero sí me ayudó tener vista la obra y entendida como público, más allá del trabajo como actor que uno tiene que hacer con el elenco y el director. Lo mismo me pasó con «El curioso…«, yo la había visto en Londres dos años antes de hacerla.

M: ¿En qué radica el éxito de una obra que estrenó hace diez años y que fue tan vista por la gente?

Creo que en su momento fue algo muy novedoso. Cuando era chico e iba a ver musicales me acuerdo que hacían «La bella y la bestia» , «La novicia rebelde«, «Los locos Addams«, pero con «Casi normales» fue un encuentro con una obra de teatro musical muy fuerte, tiene que ver con lo vincular, la salud mental, el cuestionar el sistema de drogas médicas. Los temas que toca son universales. Funcionó en Buenos Aires diez años y estar acá en Mar del Plata es un placer porque es como un público renovado.

M: ¿Sentís que el público en Mar del Plata elige ver «Casi normales» ó quizás opta por propuestas cómicas o espectáculos más livianos?

Por lo general uno tiende a asociar el verano con obras de comedia, revistas. La gente quizás va primero ahí porque está de vacaciones, y dice «vamos a pasar un buen rato», y está buenísimo. «Casi normales» por más que sea un drama y sea intensa, también tiene su humor. Lo bueno que está pasando es que toda la gente que la ve sale como flasheada, hay un «boca en boca» que es como una semilla que va creciendo de a poco. Es muy difícil medir con una semana de funciones que es lo que va a pasar. La obra tiene prestigio, la gente que la ve sale contenta, es un buen producto, la música está buenísima, y los públicos van cambiando. Est´a bueno que se tome el riesgo de traer una obra distinta a Mar del Plata.

M: ¿Cómo afecta el tema de los contagios a las funciones?

I: Se suspende la función y se pasa a otra fecha, por ejemplo, si yo me contagio son siete días de funciones suspendidas, al octavo ya podría volver. No hay reemplazos.

M: ¿Tuviste o tenés algún referente en el ambiente?

I: No, la verdad que no. Hay millones de actores, actrices y cantantes que admiro pero no podría decirte un nombre en especifico.

M: ¿Qué expectativas tenés para este año? ¿Tuviste alguna propuesta para hacer cine o T.V?

I: Tengo una propuesta muy interesante para cine que si todo sale bien se concretaría en breve, es la primera película que haría y estoy muy contento. Durante el año la idea es seguir formándome, tomo muchas clases, de canto por un lado y teatro este año que pasó estuve en un lugar que se llama «Otro mundo» , es de Cris Morena, se abrió en 2021 en Vicente López. El plan es seguir ahí un año más. También tengo mis proyectos, en los que puedo ir manejando los tiempos. Hay que estar abierto, disponible y buscando las oportunidades.

M: ¿Dónde te visualizas de acá a diez años?

I: Me gustaría tener mi carrera actoral firme por un lado y después una carrera musical por otro. Si eventualmente se da la oportunidad de hacer alguna obra por varias temporadas sí, hacerla, pero me gustaría investigar mi actor y mi cantante por separado, sin que haya algo que me encapsule.

Tras augurar los mejores deseos para este temporada, Iñaki se va al teatro para hacer función y así darle vida a un rol en el cual se luce. Un actor cuyos trabajos hay que seguir de cerca.

Para adquirir entradas de Casi normales, clic acá.

 193 total views,  2 views today