Fuente: Periódico Voces de la Comuna 15. Por Manuel Germano

El mes pasado les compartí las diferentes posibilidades que el streaming nos ofrece hace un tiempo. Netflix dejó de ser hace rato la única opción para entretenerse frente a la pantalla, sin embargo, su popularidad lo avala (por la gran cantidad de afiliados que posee) y también su poderío económico, claro. Hace dos meses y motivado por un par de series que me habían recomendado y de las cuales había leído comentarios muy positivos, me descargué Amazon Prime Video, que en nuestro país tiene un costo muy accesible de solo 219 pesos al mes: ¡Imbatible! Y lo cierto es que su contenido es excelente y muy variado.

En esta oportunidad les comparto mi mirada sobre una de las series que pueden encontrar en la plataforma, Little Fires Everywhere.

Basada en la novela homónima de Celeste Ng y producida y protagonizada por Reese Witherspoon y Kerry Washington, la serie nos relata en ocho capítulos la historia entre Elena (Witherspoon), una obsesiva y perfeccionista periodista y madre, y Mía (Washington), artista y madre soltera recién llegada a Shaker Heights, Ohio, el pueblo tranquilo e “inclusivo” donde transcurre la serie.

La serie, aclamada por la crítica, es un drama familiar que introduce temáticas como la discriminación, el aborto, el bulliyng, la maternidad subrogada y la adopción, entre otras.

Al escapar de un pasado que la atormenta, Mia llega a Shaker sin ningún plan, el pueblo de casas lujosas no parece tener ningún lugar para que ella y su hija puedan instalarse, hasta que Elena decide hacer una excepción a las condiciones de alquiler y les renta una propiedad. La relación entre ambas comienza un camino tormentoso que se volverá el eje principal de toda la serie, junto con las relaciones que comienzan a formarse entre los adolescentes (la hija de Mía y los cuatro hijos de Elena).

Con flashbacks que permiten conocer más de las historias de las protagonistas, Little Fires Everywhere no teme a desarrollar varios hilos dramáticos en ambas familias y al mismo tiempo: miedos, secretos, posturas éticas sobre lo que está bien y lo que está mal, la desigualdad (en todo el sentido de la palabra), la felicidad aparente, las luchas internas…los pequeños fuegos que se encuentran presente en la vida de todos. Ahora bien, ¿se pueden apagar esos fuegos? Si se crea un verdadero incendio que va más allá de las llamas, ¿se puede encontrar una solución? ¿O es demasiado tarde? ¿Hasta qué punto se puede soportar sin que todo arda en llamas? En la primera escena del primer episodio la casa de Elena es devastada por el fuego, sabemos cómo termina (en parte) la historia, pero capítulo a capítulo descubriremos el porqué de esas llamas.

Mientras Mía lucha por lo que cree es justo y se enfrenta a un pasado del que escapó durante años, Elena intenta mantener la apariencia de la familia ideal mientras todo a su alrededor (y dentro de ella) se destruye.

El trabajo de todo el elenco es impecable, Witherspoon y Washington son hipnóticas, cada personaje es perfecto para cada una de ellas. De los jóvenes actores se destacan Megan Stott (Izzy) y Lexi Underwood (Pearl).

Si bien la serie no tiene confirmada una segunda temporada, no se descarta esa posibilidad, aún hay mucha tela para cortar y los seguidores esperan expectantes su continuación.

Opinión: Muy buena

Caracteres:3.278

 280 total views,  1 views today